Viajar sin límites. Los beneficios de viajar en la tercera edad

1024 768 Noticias sobre el cuidado | Familliados

El cuidado de ancianos no se debe basar tan sólo en el cuerpo y en la mente. Es también necesario cuidar el espíritu, la ilusión, las ganas de vivir y de aprender cosas nuevas con las que seguir creciendo como personas. Y una de las mejores maneras de conseguir este propósito es la de viajar. Con esta simple acción alimentamos una necesidad del ser humano: el descubrimiento personal.

Viajar sin límites

La vida la podemos definir como una línea del tiempo que no entiende de señales ni de altos en el camino, una línea plagada de curvas que siempre va hacia adelante y que rara vez echa la vista atrás. La sociedad nos empuja a cumplir con los requisitos diarios y en muchas ocasiones nos olvidamos de nuestro propio bienestar, de nuestros propios sueños. Y sin darnos cuenta, y por diversos motivos, podemos llegar a la tercera edad sin haber realizado todo aquello que nos propusimos en el pasado.

La jubilación es uno de los puntos de inflexión en nuestra vida adulta. De repente nos encontramos con un tiempo libre que antes no teníamos, lo que puede hacer que abramos una puerta al mundo exterior.

Es normal que, al dejar la vida laboral, sintamos esa sensación de pérdida de tiempo. Hemos llevado una vida repleta de obligaciones y en el momento de no tenerlas se crea un vacío en el interior. Viajar es una buena manera de dejar de lado esta sensación, lo que además puede motivarnos a estudiar nuevos idiomas, mezclarnos con diferentes culturas y conseguir que cada día sea diferente al anterior.

Los beneficios de viajar en la tercera edad

Como hemos explicado con anterioridad, la tercera edad es un buen momento para cuidar de nosotros mismos. Un hecho que, añadido a la labor del cuidador de personas mayores hará más fácil nuestra vida. Y lo que es más importante, más feliz. A continuación os queremos detallar una serie de beneficios que obtendremos al viajar en la tercera edad:

  • Conoceremos algo nuevo cada día
  • Mejoraremos nuestra salud física y emocional
  • Socializaremos con otras personas
  • Romperemos con la rutina, reduciendo síntomas nerviosos
  • Ganaremos agilidad mental, ya que tenemos que hacer frente a pequeños retos como son el cambio de ciudad, moneda o transporte
  • Aliviaremos la circulación si vamos a zona de costa
  • Respiraremos aire limpio si viajamos a la naturaleza
  • Mejoraremos nuestra salud física, ya que nos obligamos a pasear para ver esos rincones maravillosos que tiene el mundo

Tipos de viajes para personas mayores

Hay mil maneras para viajar siendo una persona mayor, y todas son igual de válidas. Tan sólo hay que escoger la opción que más se adapta a nosotros, y no ser nosotros quienes nos tengamos que adaptar al viaje.

  • Viajes del IMSERSO. Son viajes organizados para la tercera edad, a precio reducido y con un gran abanico de destinos turísticos, tanto nacionales como internacionales.
  • Balnearios. Son viajes para relajarse, para liberar el estrés y para mejorar la circulación de nuestro cuerpo. Un destino reconfortante que rejuvenece cuerpo y alma.
  • Cruceros. Si nos gusta el mar, la tranquilidad de tener todo organizado y la posibilidad de visitar diferentes destinos de manera cómoda, ésta es sin duda una opción recomendable.
  • Viajar por nuestra cuenta. Un viaje organizado está muy bien, pero si tenemos espíritu aventurero y queremos decidir en cada momento el rumbo de nuestro viaje, viajar por nuestra cuenta será una experiencia inolvidable.

Vida sólo hay una, en nuestra mano está aprovecharla y saborear cada poro de sus maravillosos misterios. Viajar es un antídoto contra esa monotonía y es un medicamento apto para todos los bolsillos, ya que somos nosotros quienes dirigimos nuestros pasos hacia un lugar repleto de nuevas oportunidades.

1 comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.