Paga por cuidar a un familiar

Paga por cuidar a un familiar

900 469 Noticias sobre el cuidado | Familliados

Saber si se recibe una paga por cuidar a un familiar es una de las preguntas que más nos hacéis llegar al blog. Como todavía no habíamos hablado sobre el tema, en este artículo te vamos a intentar resolver todas tus dudas.

Te vamos a dejar enlaces a las diferentes leyes que entran en juego para percibir prestaciones económicas por cuidar a un familiar. Al mismo tiempo, te explicaremos cuáles son sus requisitos, quiénes pueden asumir la condición de cuidadores, cuánto dinero se percibe y cuál es el significado de los grados de dependencia.

Derecho a percibir una paga por cuidar a un familiar

Tal y como podemos comprobar en la ley de dependencia, la Ley 39/2006 del 14 de diciembre, tienes derecho a percibir una paga por cuidar a un familiar. Esta ley recoge los derechos de cuidadores no profesionales para adquirir una paga por cuidar a un familiar. De esta manera, se busca promocionar la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia.

Esta prestación económica se apoya en el convenio especial de cuidadores no profesionales, el cual está regulado por el real decreto 615/20117. La ayuda de la que hablamos forma parte de la Ley de Dependencia, en la que se engloba el catálogo de prestaciones y servicios.

 

 

Requisitos para percibir la paga por cuidar a un familiar

Los requisitos para recibir una paga por cuidar a un familiar se pueden revisar en la resolución del BOE a día 13 de julio de 2012. Te resumimos aquí las condiciones para que veas si las cumples.

  • En el caso de personas dependientes de Grado I, la residencia se deberá acreditar en un entorno rural.
  • Los cuidados se deben prestar en el entorno familiar y deben ser previos a la solicitud.
  • La persona cuidadora deberá convivir con la persona en situación de dependencia en el mismo domicilio. Hay algunas salvedades, en las cuales la administración competente podrá permitir la existencia de cuidados no profesionales por parte de una persona de su entorno que, aún no teniendo el grado de parentesco requerido, resida en el municipio de la persona dependiente o en uno vecino, y lo haya hecho durante el periodo previo de un año a la fecha de presentación de la solicitud.
  • Para la atención correcta de la persona que se encuentra en situación de dependencia, el cuidador debe asumir formalmente los compromisos.
  • Facilitar el acceso de los servicios sociales de las administraciones públicas competentes, a la vivienda del dependiente con el fin de comprobar el cumplimiento de los requisitos o variación de las circunstancias.
  • La persona cuidadora debe acreditar capacidad física, mental e intelectual suficiente para desarrollar adecuadamente por sí misma las funciones de atención y cuidado, así como no ser solicitante de la situación de dependencia ni tener reconocida dicha situación.

 

Quiénes pueden asumir la condición de cuidadores

Las personas que pueden asumir la condición de cuidadores no profesionales de una persona en situación de dependencia es su cónyuge y sus parientes por consaguinidad, afinidad o adopción, hasta el tercer grado de parentesco. Para ello deben convivir y atender a la persona dependiente. Y, al mismo tiempo, lo deben haber hecho durante el periodo previo de un año a la fecha de presentación de la solicitud.

Para que estas personas puedan ejercer de cuidadores, se deben dar siempre las condiciones adecuadas de convivencia y de habitabilidad de la vivienda.

 

¿Cuánto dinero se recibe como paga por cuidar a un familiar?

La prestación económica que se percibe por cuidar a un familiar como cuidador no profesional depende de su grado de dependencia. Esta sería la remuneración actual:

  • Grado I: 153€ al mes.
  • Grado II: 268€ al mes.
  • Grado III: 387€ al mes.

 

Significado de los grados de dependencia

Debido a que la remuneración de la ayuda a la dependencia varía por las tablas del grado de dependencia, a continuación te explicamos a qué corresponde cada grado.

Grado I, dependencia moderada

La persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.

Grado II, dependencia severa

Se dice que es de grado II aquella persona que necesita ayuda para realizar diferentes actividades básicas dos o tres veces al día. No obstante, no necesita el apoyo permanente de un cuidador.

Grado III, gran dependencia

Debido a la pérdida total de su autonomía, las personas dependientes de grado III necesitan el cuidado continuo de otra persona para realizar sus actividades básicas diarias.

2 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.