La diabetes en las personas mayores

1024 683 Noticias sobre el cuidado | Familliados

La diabetes es una enfermedad prevalente en la tercera edad y puede tener graves complicaciones en las personas mayores. Es una enfermedad que afecta gravemente el bienestar de las personas mayores acelerando el envejecimiento y restando su calidad de vida.

Los principales factores de riesgo para la diabetes incluyen la edad, el sobrepeso, la predisposición genética a la diabetes y la reducción de los niveles de actividad. Las tasas de diabetes tipo 2 aumentan constantemente con la edad.

El tratamiento de la diabetes en las personas mayores se centra en mantener controlado durante el máximo tiempo posible el índice de glucemia en sangre para evitar daños colaterales, ya que estos incluso pueden llegar a originar la muerte del afectado.

Causas que provocan diabetes en la tercera edad

Es común que la diabetes aparezca en la tercera edad entre las personas que han mantenido unos hábitos de vida inadecuados durante muchos años, y llega un momento en el que el páncreas no es capaz de segregar la cantidad suficiente de insulina para regular los niveles de glucosa.

Realizar controles médicos con regularidad es una medida muy importante para prevenir y detectar la diabetes desde las primeras fases, proporcionando las herramientas adecuadas para tratar la enfermedad.

Los efectos de la diabetes en las personas mayores

Un problema importante para las personas mayores con diabetes es que, a veces, los síntomas pueden no ser muy obvios. Y como resultado, las personas mayores con diabetes pueden estar relativamente libres de síntomas y permanecer sin diagnosticar hasta que se haya producido el daño. Cuanto antes tengamos un diagnóstico, antes mejoraremos la salud de la persona.

Los síntomas en los ancianos como orinar en exceso y sentir sed todo el tiempo no son tan evidentes como lo pueda ser en los jóvenes. Otra señal que podemos detectar es la de que puedan sentirse cansados y letárgicos, aunque a menudo se pueden malinterpretar como parte del proceso normal de envejecimiento. Por esta razón hay que estar más pendientes de los síntomas de la diabetes en las personas mayores.

Si no se controla, la acumulación de glucosa en la sangre puede causar un daño enorme a casi todos los órganos principales del cuerpo. Los ejemplos son variados: daño renal, daño a las arterias, ataque cardíaco, daño ocular, etc.

Dificultades en el manejo de la diabetes

Los hábitos alimenticios tienen que adecuarse a esta nueva condición. El médico deberá pautar el tratamiento adecuado para la diabetes teniendo en cuenta el estado de salud, físico y familiar de la persona mayor con diabetes.

El endocrino valorará la mejor opción, teniendo en cuenta que la administración de insulina o fármacos puede ser difícil de seguir en estas edades, especialmente si la persona mayor vive sola.

El estilo de vida, la dieta y el deporte

A ciertas edades, existen circunstancias que pueden afectar a los hábitos alimenticios. La pérdida del gusto, problemas de visión o movilidad o la dificultad para masticar pueden hacer que nuestros mayores no cumplan correctamente con la dieta necesaria para el control de la diabetes. Es por esta razón por la que es recomendable realizar un seguimiento por parte de los familiares y el médico de cabecera.

Hacer ejercicio físico regularmente es recomendable, pero dependerá de las condiciones de la persona. Caminar, la natación o el baile serán de ayuda para mantener controlada la diabetes y los índices glucémicos.

Consejos en el cuidado

Cuando los adultos mayores van perdiendo sus funciones cognitivas hace que la enfermedad sea más difícil de controlar. Por este motivo, debemos seguir una serie de recomendaciones. Serían estas:

  • Las personas mayores con diabetes necesitan un control y cuidados especiales para reducir los efectos de esta enfermedad en su salud.
  • Aprender todo lo referente a la diabetes y su tratamiento. En este caso no solamente la persona que padece la diabetes, si no que también sus familiares y amigos más cercanos.
  • Preparar una especie de manual o herramientas para que entiendan fácilmente qué hacer ante la diabetes.
  • Seguir las indicaciones del personal sanitario permitirá llevar un mejor control del desarrollo de la enfermedad.
  • Lo adecuado es trabajar con el médico y cualquier otro profesional de la salud, como educadores de diabetes, para aprender cómo mantener el control de la enfermedad.
  • Mantener un contacto regular con el médico de la persona afectada.
  • Comunicar a todos los profesionales de la salud con los que tiene contacto la persona afectada de que tiene diabetes.
  • Realizar un monitoreo regular de la glucosa en la sangre para realizar un seguimiento.
  • Usar calzado adecuado y examinar los pies todas las noches para detectar problemas.
  • Llevar una dieta saludable evitando azúcares y grasas saturadas. De este modo se mantendrá un peso adecuado, lo que ayuda a las personas diabéticas. Se recomienda comer menos grasas y alimentos más saludables que contengan carbohidratos, como frutas, verduras, pan y legumbres.
  • Perder peso.
  • Hacer algún tipo de actividad física.
  • Dejar de fumar.
  • Evitar el alcohol.
  • Asegurarse de que la persona mayor diabética toma su medicamento de acuerdo con las instrucciones del médico.
  • Revisar con frecuencia el estado de la piel. Pueden aparecer úlceras en las zonas de rozamiento del cuerpo, lo que a corto y largo plazo puede acarrear grandes problemas.

Otros consejos

Un consejo muy bueno es utilizar app destinadas a este fin o programar alarmas que recuerden la necesidad de insulina o antidiabéticos orales.

Es importante llevar una vida ordenada, por lo que siguiendo un horario de comidas y descanso será más fácil controlar la diabetes.

2 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.