Consejos para enseñar a los niños a amar la lectura

Consejos para enseñar a los niños a amar la lectura

900 469 Noticias sobre el cuidado | Familliados

La importancia de la lectura en los niños es muy grande, ya que unos hábitos tempranos hará que cuando sean mayores disfruten leyendo. Y no solo leyendo, también fomentando su creatividad y saciando su curiosidad. De ahí que en este artículo te queremos dar consejos para enseñar a los niños a amar los libros.

No sentir rechazo hacia los libros es bueno en todos los sentidos, incluyendo el hecho de que le será más fácil al niño coger un libro para estudiar. Pero, para ello, hay que conseguir por todos los medios que no vea la lectura como una obligación.

Importancia de la lectura en los niños

Predicar con el ejemplo

Para que a un niño le guste leer, debes hacer lo mismo que con su alimentación: predicar con el ejemplo. Como padres, debéis emplear parte del tiempo libre en compartir con vuestro hijo el valor de la lectura. Una de las maneras de aprendizaje de los niños es a través de la observación. De ahí que, si te ven leyendo un libro en vez de estar frente al televisor, tienes más posibilidades de que te imiten. Y ya no es solo imitarte, si no que se interesen por lo que lees y te pregunten.

 

Limitar el tiempo frente a una pantalla y disfrutar de las historias

En un artículo del blog ya os hablamos de la recomendación del uso de pantalla de los niños. En él os damos información de lo que opinan los expertos al respecto. Aunque estemos en la era de los teléfonos inteligentes, las aplicaciones y las tablets, y sea casi imposible evitar exponer a tu hijo a la tecnología, un libro puede hacer que vivan mil y una aventuras.

Las pantallas hacen que los niños reciban sus peticiones de inmediato, ya sea en modo de vídeos o imágenes. Un libro, por el contrario, les hace pensar más las cosas, comprender mejor la gramática, la ortografía y labrarse una opinión propia del mundo que les rodea. Por eso es importante restringir el tiempo de pantalla. Si le obligas a tu hijo a leer no querrá hacerlo, y es por esta razón por la que es tan importante seguir el consejo de predicar con el ejemplo. Si leéis juntos, es mucho más fácil que no echen de menos las pantallas o videojuegos.

 

Leer en voz alta a tu hijo a una edad temprana

El vínculo que se crea entre padres e hijos cuando se les lee en voz alta es muy grande. Recientes investigaciones afirman que, además de ese vínculo, se crea una conexión muy fuerte entre el niño y los libros. Hablamos, sobre todo, desde su nacimiento hasta los 11 años de edad.

Conseguir que tus hijos lean por diversión en vez de por obligación es difícil si no se les ayuda. Por este motivo, si no nos esforzamos desde que son pequeños para construir su hábito de lectura, cuando sean mayores será mucho más complicado.

 

Habla con tus hijos sobre lo que han leído

Los niños, en su mayoría, hablan sin parar de lo que les gusta. Les pasa con los animales, con los cromos, con sus dibujos o videojuegos favoritos… Por consiguiente, con la lectura les pasa exactamente lo mismo. Si tu hijo tiene algún libro favorito debemos incentivarle a que te lo cuente y explique a su manera. Lo puedes conseguir haciéndole preguntas pero, sobre todo, escuchando atentamente cómo describe el universo que ha creado en su interior. Si cuando quiera hablar de libros no le prestas atención, es probable que poco a poco le deje de interesar.

 

Deja a tus hijos elegir lo que quieren leer

Decirle a tu hijo qué tiene que hacer, cómo tiene que hablar o comer y qué es lo que puede hacer y qué es lo que no puede hacer es parte de su educación. Si bien esto es así, no es menos cierto que a los niños hay que enseñarles a tomar sus propias decisiones. Y podemos empezar por dejarles elegir qué es lo que quieren leer.

Tener libertad de elección hará que disfruten la lectura por sí mismos. Sí que podremos guiarlos para que no acabe en sus manos algún libro inapropiado para su edad, pero debemos brindarles la oportunidad de desarrollar su propio gusto por los libros. Una de las mejores recomendaciones podía ser los clásicos libros de «elige mi propia aventura». Por un lado, son libros muy divertidos y, por el otro, el niño es quien decide cómo avanza la historia. Diversión, aventura y toma de decisiones propias. Suena bien, ¿verdad?

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.