Consejos para la salud de los cuidadores

800 532 Noticias sobre el cuidado | Familliados

Por norma general, en el ámbito de cuidado de personas se tiende a pensar más en las personas que necesitan atención. Pero… ¿qué hay de las personas que se encargan de su cuidado, de los cuidadores? No te pierdas nuestros consejos para la salud de los cuidadores.

La salud del cuidador es esencial para continuar haciendo su gran labor diaria. De lo contrario, es posible acabar padeciendo el síndrome del cuidador, algo que sin duda hay que evitar por todos los medios.

El caso de los cuidadores es muy particular. Es un trabajo diario, muy sacrificado tanto física como mentalmente, y que en muchas ocasiones lleva a dejar de lado su propia salud. Prueba de ello es que a veces se tiende a tener un sentimiento de culpabilidad por no hacer más por sus seres queridos. Y no se debe tener, ya que como cualquier otra persona, el cuidador necesita desconectar de vez en cuando, disfrutar de horas de ocio y de tiempo con sus familias.

Claves para mejorar la salud de los cuidadores

La figura del cuidador es fundamental en el cuidado de personas mayores, personas con dependencia o niños. Su labor, muchas veces altruista, es digna de elogio y reconocimiento por todos nosotros. Por este motivo, te queremos dar las claves para mejorar la salud de los cuidadores. Porque, para cuidar a otras personas, lo primero que hay que hacer es cuidarse a uno mismo.

¡Vamos allá con los consejos!

 

Cuida tu cuerpo

Lee y estudia las medidas que hay que tomar para levantar pesos, ergonomía, trabajar la espalda y movimientos que tengas que realizar en el cuidado. Esto te ayudará enormemente a prevenir lesiones en el cuidador.

 

No intentes hacer todo tú

En el cuidado de personas hay que aprender a delegar ciertas tareas. Si todo el peso del cuidado recae sobre ti, es fácil que acabes con angustia y estrés debido a que no llegas a todo. Es importante que repartas el cuidado con otros familiares o amigos. Y si no es posible debido a la distancia u otros motivos, es conveniente que te tomes un respiro.

Para esta tarea existen plataformas de cuidado de personas como Familiados, que te podemos echar una mano siempre que nos necesites.

 

El cuidador tiene que descansar

Tener una persona a tu cargo requiere mucha concentración y responsabilidad. De ahí que tengas que estar bien físicamente y tengas que tener la mente ágil para evitar olvidos o descuidos. Para conseguirlo, tienes que procurar tener horas de sueño de calidad. Al fin y al cabo, nuestro cuerpo funciona como una máquina, y si no recargamos las baterías no vamos a tener la energía necesaria para llevar a cabo una tarea tan importante como el cuidado de una persona.

 

Busca actividades para relajarte y disminuir el estrés

Hay todo tipo de actividades de relajación que puedes realizar. Elige la que más te guste, pues te servirá para despejar la mente de todas tus preocupaciones. Prueba con el yoga, el taichi, el baile o actividades más pasivas como pueda ser escuchar música. Esto hará que disminuya tu estrés, lo que incidirá en tu bienestar y calidad de vida.

 

Lleva una dieta saludable

En el momento que no disponemos de tiempo, es fácil caer en una rutina de malos hábitos alimentarios. Es decir, acabar comiendo comida precocinada o alimentos que no aportan los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo.

Como cuidador, si quieres que tu salud no se resienta, debes procurar llevar una dieta saludable, consistente en verduras, frutas, carne, pescado, frutos secos y, en definitiva, una alimentación variada que te aporte todos los nutrientes que necesitas.

 

Realiza ejercicio físico moderado

Ser una persona activa repercute en la salud global. Se consigue tener mejor humor, tarda más tiempo en llegar el cansancio y aporta un sinfín de beneficios. Por este motivo es conveniente que hagas ejercicio físico regularmente. En este sentido, no hace falta pasarse, pero debes caminar mucho y buscar ejercicios moderados que no te resulten difícil de realizar.

 

No dejes de hacer lo que te gusta

Si te vuelcas única y exclusivamente en el cuidado de una persona, corres el riesgo de que cambie tu humor, te vuelvas más irascible y acabes por no ser feliz poco a poco. El ocio y los hobbys son muy importantes, y no debes sentirte culpable por tomarte un tiempo para seguir disfrutando de ellos.

 

Fotografía – Freepik

1 comentario
  • Sandra Román
    RESPONDER

    Buenos consejos enfocados a la salud mental de los cuidadores que tienen que estar preparados para cuidar de nuestros mayores. El artículo refleja la comlejidad de esta profesión y merece ser visible. Muchísimas gracias por este post.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.