Cómo enseñar a tus hijos a ser ordenados

800 532 Noticias sobre el cuidado | Familliados

Mantener el orden en casa puede resultar muy complicado si se tienen niños pequeños. Hay que entender que esto forma parte de su desarrollo y que es responsabilidad de los padres enseñarles, aunque a veces parezca una tarea imposible. Pero enseñar a tus hijos a ser ordenados es posible y te vamos a mostrar cómo.

El orden y los niños, ¿es realmente posible?

¡Por supuesto que sí! No solo es posible ver a los niños ordenando, además puede convertirse en una tarea muy agradable. Los pequeños de la casa quieren que pases tiempo con ellos y que les enseñes cosas, así que obtendrás resultados sorprendentes si aprovechas todas las oportunidades para educar.

Por supuesto, cuando te hablamos de educar no nos referimos a métodos poco didácticos como los gritos, las riñas o los castigos. Te mostramos cómo tener niños ordenados convirtiendo la ocasión en un momento divertido, utilizando como herramientas las palabras tranquilas y tu propio ejemplo.

 

Enseña a tus hijos cómo ordenar juguetes

Conseguir que tus hijos sean niños ordenados es un proceso constante. Cuanto antes empieces a enseñarle que cada cosa debe volver a su lugar después del uso, mejor. Eso sí, piensa que están empezando a comprender las cosas y exígeles solo lo que es razonable. Los juguetes, además de entretenerles y desarrollar su intelecto, pueden utilizarse como un medio para educar en el orden. Controla que no saquen por sacar, de manera que luego se acumule un exceso de cacharros. Explícales que pueden vaciar una caja, por ejemplo, pero que antes de sacar otra deben guardar lo de la anterior.

No permitas que los niños posterguen la tarea de ordenar juguetes. Tienen que guardarlos al terminar y no cambiar de actividad sin que todo esté ordenado en su lugar. Para conseguirlo, las primeras veces tendrás que estar con ellos y también tendrás que insistir. Pero poco a poco irá llegando el día en el que lo hagan solos. Claro, de ti depende que el momento sea divertido y agradable. Eso lo consigues con canciones, creando situaciones divertidas, jugando al tiempo que se recoge y, por supuesto, con las buenas palabras por el buen trabajo realizado.

Aunque los juguetes son una buena herramienta de aprendizaje, la educación no termina aquí. También tienen que adquirir nuevas responsabilidades y participar en las tareas del hogar. ¿cómo mantener la casa ordenada con niños?

 

Enseñar a los niños a ser ordenados en casa

La tarea de enseñar a los niños a ser ordenados en casa es muy importante para ellos y también para ti, ya que quitarán trabajo. En este caso, tu principal herramienta será el ejemplo. Es importante que vea que tú le das importancia al orden y la limpieza si quieres que ellos lo hagan. De no dar ejemplo y hacer lo que quieres que hagan, ellos seguirán tus pasos y tampoco darán importancia a que todo esté desordenado.

A medida que van creciendo, es bueno que adquieran nuevas responsabilidades. Las primeras podrían ser ordenar sus zapatos al llegar a casa o recoger parte de la mesa después de comer. Es normal que al principio quieran desatender las tareas o haya que insistir, pero recuerda siempre que la clave es la constancia. Más adelante, puedes enseñarles a ordenar los armarios de su habitación. Facilítales cajas y separadores de cajones para que les resulte más fácil. No te limites a imponerle que lo haga. Felicítale, interactúa preguntándole dónde va cada cosa e insiste en lo bien que se ve y lo fácil que es ahora encontrar las cosas.

Por último, si notas que en algún momento el tema del orden cuesta demasiado trabajo, piensa en dos cosas: en los resultados a largo plazo y en el valor del orden para los niños ahora y cuando sean grandes. Con el paso del tiempo, tus hijos te facilitarán las tareas. Además, que sean ordenados les servirá en el futuro para que les vaya mejor en la vida, tanto personal como laboralmente.

 

También te puede interesar leer:

Consejos para enseñar informática a los niños
Experimentos caseros para niños
Cómo educar a los niños en el valor del consumo responsable