Cómo cuidar a los niños del frío en invierno

800 532 Noticias sobre el cuidado | Familliados

No existe ningún manual para ser los mejores padres o abuelos. De ahí que todos los días haya que aprender a hacer mejor las cosas. Y para resolver la duda de cómo cuidar a los niños del frío en invierno, vamos a tratar de ayudarte con estos consejos.

La temperatura en invierno en España es inferior al resto del año, al menos en la península, por lo que es conveniente tomar medidas ante esas bajadas de temperatura. A este hecho, se añade la posible aparición de viento, lluvia y nieve, lo que hace que haya que aumentar medidas para ayudar a cuidar a los niños del frío.

Qué puedes hacer para cuidar a los niños del frío en invierno

Pequeñas acciones como las que te vamos a contar a continuación te ayudarán a cuidar a tus hijos del frío en invierno. Son tareas muy sencillas, por lo que estamos seguros de que las podrás llevar a la práctica. Y en el caso de que tengas más ideas, estaremos encantados de que nos las hagas saber a través de la caja de comentarios.

 

Vida activa de los niños, también en invierno

Es conveniente que los niños, al igual que adultos y mayores, no tengan una vida sedentaria. Este hecho se hace todavía más importante en invierno, ya que además de ser beneficioso para la salud, hacer ejercicio o actividades puede calentar la temperatura del cuerpo. Y en el caso de que haga un día tan malo que no se pueda estar en la calle, hay muchos lugares donde te puedes resguardar. Es el caso de polideportivos, piscinas cubiertas, tu propia casa…

Para ayudarte con nuevas ideas, no queremos pasar la oportunidad de recomendarte este artículo en el que te hablamos de divertidos juegos y actividades con niños en invierno. Estamos seguros de que podréis pasar un estupendo tiempo en familia.

 

Que no les falte vitaminas a los niños en invierno

Un aspecto muy importante para cuidar a los niños del frío en invierno, es asegurarte que no les falte ninguna vitamina. No es bueno ni el exceso ni la falta de vitaminas, lo que hace que haya que buscar un equilibrio. Por lo tanto, para que los niños tengan todas las vitaminas necesarias (vitamina A, B, C, D, E, K y F), lo mejor es llevar una correcta alimentación. De este modo, con nutrientes adecuados como verdura, legumbre, fruta, carne, pescado o cereales entre otros muchos, conseguiremos el objetivo de que los niños adquieran todas las vitaminas necesarias.

 

Ropa de abrigo adecuada

La diferencia de temperatura entre el interior de la casa y el exterior es muy alta. Por este motivo, hay que abrigar a los niños para mantener su cuerpo a una temperatura adecuada. A diferencia de hace unos cuantos años, hoy en día hay soluciones económicas para abrigar a los niños como plumíferos o ropa térmica. Este tipo de prendas son ideales, ya que además de abrigarles en invierno, les ofrece libertad de movimiento para continuar con sus juegos y actividades. Al ser ropa ligera, asimismo, es muchísimo más cómoda de llevar.

 

Cuidar la piel del frío en invierno

La piel de los niños en invierno, debido al frío y al viento, por norma general se encuentra más seca y áspera. En consecuencia, hay que hidratar la piel más que en otras estaciones del año. Hay que tomar mayores precauciones en zonas como los labios, ya que son muy sensibles y es fácil que se agrieten y se formen pequeñas heridas. Para el resto del cuerpo, es aconsejable usar crema hidratante para que la piel de los niños absorba todas sus propiedades.

 

Temperatura adecuada en casa

En el hogar es conveniente mantener una temperatura adecuada. De la misma forma que no es aconsejable estar por debajo de los 20 grados, tampoco lo es sobrepasar los 24. De hecho, se estima en 21 grados la temperatura ideal para tener en casa en invierno. De esta manera los niños estarán confortables, y en el momento de salir al aire libre el cambio no será tan brusco.

Pensando en la calefacción, además de mantener una temperatura alrededor de los 21 grados, hay que procurar que el ambiente no sea seco. Esto es debido a que puede crear tos e irritación de garganta en los niños. Por lo tanto, para estos casos es recomendable usar recipientes con agua o humidificadores.

Por último, y no menos importante para mantener una temperatura adecuada, es sustituir la ropa de cama de verano por una de invierno. De esta manera los niños mantendrán la temperatura a la noche, lo que hará conciliar el sueño.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.