Canguros de urgencia

Canguros de urgencia

900 469 Noticias sobre el cuidado | Familliados

Hay momentos puntuales en los que los canguros de urgencia son necesarios. Es un servicio que las familias necesitan ya que se pueden dar muchos casos en los que no te puedas hacer cargo de la situación en ese momento.

La primera recomendación que te podemos dar es que no cunda el pánico. Son situaciones e imprevistos que pueden suceder y que, de hecho, debemos estar preparados a que pasen. Es algo, sobre todo, que se hace más relevante cuando tu hijo o hija empieza la guardería y entra en contacto con otros niños. El contagio de algún virus, en estos casos, es inevitable.

Servicio de canguros de urgencia

Es verdad que un imprevisto de este tipo, en el que necesitas urgentemente a alguien que cuide de tus hijos, requiera pensar y actuar con rapidez. Las canguros, ante una emergencia, están habituadas a responder rápido. Tienen flexibilidad horaria y están acostumbradas a este tipo de situaciones. Por eso mismo, transmiten esa tranquilidad que tanto necesitas en casos así.

En Familiados conocemos de primera mano tu preocupación. Debido a nuestra larga experiencia en el cuidado de niños, tenemos a tu disposición un servicio de cuidado de niños por horas. Gracias a él, en menos de 1 hora tendrás a tu candidata lista para ir a tu domicilio, a la guardería o al colegio. Se adaptará rápido a tu problemática y tú podrás ir de vuelta al trabajo con la tranquilidad de que tu hijo esté en buenas manos.

 

¿Qué incluye el servicio de canguros de urgencia?

  • Rapidez. Candidatas en menos de 1 hora.
  • Tranquilidad. Con seguro de responsabilidad civil.
  • Sistema de recomendación de canguros.
  • Niñeras para cualquier tipo de emergencia.
  • Flexibilidad. Contrata solo las horas que necesitas.

 

 

Canguro puntual para imprevistos

Hay días o situaciones puntuales en los que se necesita un canguro de emergencia. Da igual si te gusta mirar las cosas con previsión, ya que hay elementos que no puedes controlar por más que quieras. Los imprevistos llegan sin avisar, y es entonces cuando hay que tener un plan B.

Te ponemos unos ejemplos con los que seguro que estás familiarizada:

 

Debido a una enfermedad

Los niños, de pequeños, están expuestos a todo tipo de enfermedades. Y, al estar en contacto directo y continuo con otros niños, es mucho más fácil que se propaguen. De ahí que sea muy común que las madres y padres se encuentren con que sus hijos amanecen con fiebre, catarro, tos o gastroenteritis. Llegado a este punto, no puedes llevarlos a la guardería o al colegio, lo que hace que suenen las alarmas.

Otro ejemplo que suele ocurrir muy a menudo es que tu hijo esté sano a primera hora de la mañana. Pero, de repente a media mañana, que te llamen del colegio o la guardería porque se encuentra mal. En esos momentos, además de salir del trabajo para ir a recogerlo, hay que tener a mano el contacto de una niñera o canguro para que se pueda quedar con tu hijo. Hay pocos tipos de trabajos en los que podrías hacerte cargo por tu cuenta, y por tanto hay que saber cubrirse bien las espaldas.

 

Por ausencia de tu niñera habitual

Tu canguro habitual, al igual que tú o tus hijos, se puede poner enferma o puede tener alguna situación personal que le impida estar disponible. Cuando esto sucede, es normal que te estreses y no sepas muy bien qué hacer. Ante todo debes ponerte en la situación de la otra persona. Por consiguiente, debes ser comprensivo ante la situación y apoyar en todo lo que puedas. De igual modo, como es lógico, debes buscar la manera de solucionar el imprevisto contratando a otra niñera o a alguien que se haga cargo.

1 comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.