Caídas en personas mayores

1000 667 Noticias sobre el cuidado | Familliados

Las caídas en ancianos se deben evitar a toda costa. La definición de una caída es cuando una persona mayor cae al suelo o a un nivel inferior. En muchas ocasiones, se interrumpe la caída debido a que una parte de su cuerpo golpea contra un objeto. De ahí las graves consecuencias por hematomas, fracturas, traumatismos e incluso muertes accidentales.

Las caídas en personas mayores representan uno de los mayores peligros para la independencia y la autosuficiencia de una persona mayor. Más de un tercio de las personas mayores de 65 años se caen cada año, y los que caen una vez tienen dos o tres veces más probabilidades de volver a caer. Entre los adultos mayores, las caídas son la causa principal de lesiones tanto fatales como no fatales y son responsables de discapacidades significativas, hospitalización, pérdida de independencia y calidad de vida reducida.

Las caídas en ancianos suponen un gran riesgo para su salud. Tienes que saber que las caídas en ancianos son una de las principales causas de muerte accidental, por lo que es un tema muy serio y que hay que tratar en profundidad.

 

Evitar las caídas en personas mayores

Las caídas son una de las principales causas de lesiones entre las personas mayores de 65 años. Más de 1.400 personas al año fallecen a causa de las caídas por lo que es un problema muy serio. Las complicaciones más comunes de las caídas en personas mayores son la fractura de hombro, la fractura de cadera y la fractura de costillas.

Una caída en nuestros mayores acarrea una serie de problemas que debemos evitar. Por un lado pueden perder independencia debido a una discapacidad, sin olvidar que una caída puede incluso llevar a la muerte. Las caídas, en definitiva, son un riesgo que pueden afectar significativamente a la calidad de vida de las personas mayores. ¿Qué es lo que sucede? Que las personas mayores, en muchas ocasiones, ocultan una caída a familiares y médicos. Lo hacen por vergüenza, por miedo a que les vean más mayores y porque no quieren que les limitemos alguna actividad que realizan habitualmente.

 

Qué debes saber sobre las caídas en personas mayores

Antes de adentrarnos en los factores de riesgo, las medidas generales para evitar las caídas o la prevención misma de las caídas, lo mejor es situarnos. De ahí que te esgrimimos los detalles más importantes sobre las caídas en ancianos:

  • La mitad de las personas mayores que se caen lo hacen en sus domicilios.
  • La edad, las alteraciones de la movilidad, los problemas nutricionales y el tipo de vivienda son las causas principales de caídas.
  • Mantener una buena forma física minimiza el riesgo por caída. Al mismo tiempo, cuidar la dieta, revisar la medicación y participar en actividades sociales son buenas medidas a tomar.

 

¿Cómo actuar ante una caída de un anciano?

Cuando se produce una caída en un anciano, el primer consejo que te vamos a dar es que mantengas la calma. Hay que actuar con celeridad, pero debemos templar los nervios para tomar la decisión correcta y no empeorar la situación. Así que, para disminuir las consecuencias de esa caída, te vamos a detallar punto por punto lo que debes hacer:

 

Qué hacer tras la caída

En primera instancia, debemos pedir ayuda. Por tanto, es conveniente ir siempre con el teléfono móvil con nosotros, ya que nunca se sabe cuándo se va a necesitar. En caso de no tenerlo y la caída ha tenido consecuencias, es conveniente pedir ayuda también a personas que se encuentren cerca. Una vez realizado este paso, podemos seguir con los siguientes pasos.

Lo primero es tratar de incorporar a la persona mayor poco a poco. Si no hay dolor, seguiremos estas pautas:

  • Poner al adulto mayor boca abajo.
  • Acto seguido, le ayudaremos a apoyar las rodillas y los codos en el suelo.
  • Levantaremos la parte superior del cuerpo, de modo que en el suelo solo estén apoyadas las rodillas.
  • Le ayudaremos a levantar del suelo. Para ello se puede apoyar en nosotros, en la pared o en cualquier objeto firme que tengamos a mano.

 

En el caso de que se vea que haya dolor al intentar levantar al adulto mayor, lo mejor es parar y dejar quieta a la persona mayor. Además de estar quieto, pondremos la cabeza hacia un lado.

 

En qué caso acudir a un hospital tras una caída en un anciano

  • Si la persona mayor ha perdido el conocimiento, ya sea al momento o pasados unos minutos.
  • En caso de perder movilidad o tener un gran dolor o deformidad en alguna extremidad.
  • Si tiene vómitos o sangrado por nariz u oídos.
  • En el supuesto de tener dificultad para respirar tras un golpe en el tórax. En este caso, hay que dejar tumbada a la persona sobre el lado lesionado. Si tiene dolor en esa postura, debemos procurar sentar a la persona.
  • Si el anciano tiene un sueño diferente al habitual.

 

Complicaciones de las caídas

Las complicaciones que surgen después de una caída en una persona mayor son diversas. Por un lado, existen las complicaciones causadas por la propia caída. En este caso, hablamos de heridas, traumatismos craneoencefálicos, fracturas, contusiones o cualquier otro resultado similar. Por otro lado, están las complicaciones que surgen por no poder levantarse del suelo, lo que hace que los ancianos estén mucho tiempo en el suelo. Este caso es el que causa una peor evolución y mortalidad, por lo que hay que actuar con celeridad.

¿Y qué provoca una estancia prolongada en el suelo? Por un lado pueden aparecer úlceras por presión, puede ocasionar una destrucción muscular, aparecer una hipotermia, infecciones respiratorias, deshidratación y un largo etcétera. Las consecuencias son grandes en una persona mayor, ya que pierde confianza, siente miedo a caerse de nuevo y, para no hacerlo, comienza a cambiar los hábitos. Por poner unos ejemplos, no se asea de la misma manera, deja de usar cierta ropa como vestidos…

 

Factores de riesgo en las caídas de los mayores

Hay dos tipos de factores de riesgo de las caídas en personas mayores: los individuales y los ambientales. Por eso, vamos a intentar describir los dos tipos de la mejor manera para que te queden claras las diferencias. Empezamos por los factores de riesgo ambientales o extrínsecos:

 

Factores de riesgo ambientales o extrínsecos en las caídas de ancianos

  • Riesgos ambientales.
  • Escurrirse en la ducha.
  • Calzado y ropa inadecuados.
  • Ayudas para caminar o dispositivos auxiliares inapropiados (utilizar bastones incorrectos por ejemplo).
  • Salvar diferentes alturas.

 

Factores de riesgo individuales en las caídas de ancianos

  • Relaciones con los efectos del envejecimiento, tales como debilidad muscular o los reflejos.
  • Perder el equilibrio al bajar de una acera.
  • Tomar medicación.
  • Enfermedades crónicas.
  • Antecedentes de caídas previas.
  • Falta de nutrientes.
  • Deterioro cognitivo
  • Demencia.
  • Trastornos visuales.
  • Problemas y deformidades de los pies.
  • Antecedentes de infarto cerebral.
  • Parkinson.
  • Infecciones y enfermedades agudas.

 

Medidas generales para evitar las caídas en el domicilio

Una de las primeras medidas para evitar las caídas en el domicilio es adaptar la vivienda. Adecuarla puede llevar tiempo pero es vital para no correr riesgos. De esta manera conseguiremos mejorar su calidad de vida y la confianza a la hora de mantener su independencia.

  • Mantener una buena forma física.
  • Cuidar la nutrición y la hidratación.
  • Vigilar la medicación.
  • Adaptar la vivienda.
  • Evitar obstáculos en el domicilio.
  • Una adecuada iluminación.
  • Un bastón adecuado.
  • Revisar la vista.
  • Un calzado apropiado.
  • Sistema de teleasistencia.
  • Tener un teléfono cerca de la cama.
  • Adecuar el baño (sujeción, agarres).

Prevención de caídas en personas mayores

Lo más importante para evitar las caídas es aplicar la prevención de caídas en personas mayores. Al mismo tiempo, se debe mantener el cuerpo siempre activo y estar atento a cualquier cambio. Es fundamental consultar con el médico para saber si la persona mayor puede tener algún problema médico en concreto para realizar pruebas o recetar una medicación adecuada. La disminución de reflejos en los movimientos, el deterioro visual y auditivo son las mayores causas de estas caídas que pueden acarrear graves consecuencias. Por tanto, volvemos a incidir en que hay que extremar las precauciones.

Te recomendamos leer el siguiente artículo en que te damos 14 consejos para el cuidado de personas mayores en casa y, por supuesto, te invitamos a que nos digas algún otro consejo o palabras de apoyo en base a tu experiencia.

Cuando nos hacemos mayores nos cuesta mucho asimilar o darnos cuenta de que tanto nuestra fuerza como reflejos no son los mismos que años atrás. Esa pérdida gradual de facultades puede acabar en caídas, que en el caso de los adultos mayores suele provocar mayores daños en forma de roturas o fisuras. Por eso queremos compartir contigo unas sencillas estrategias para que puedas aplicar una adecuada prevención de caídas en personas mayores y así prevenirlas.

 

Recomendaciones para la prevención de caídas en personas mayores

Prevenir una caída es muy importante porque puede cambiar la calidad de vida de una manera significativa, y es trabajo de todos hacer que nuestro ser querido esté protegido y pueda mantener su independencia.

La mayoría de las fracturas en personas mayores son causadas por caídas. Por esta razón, te damos unos consejos y recomendaciones que pueden ayudar a tu ser querido a evitar las caídas. De esta manera, podrá seguir con su día a día sin preocupaciones.

 

Practicar ejercicios diarios de fortalecimiento

El equilibrio y la coordinación pueden mejorarse enormemente a través del ejercicio, que mejora la fuerza, el tiempo de reacción y la capacidad aeróbica, siendo la mejor manera de mantener el equilibrio y los músculos fuertes. Los ejercicios más efectivos se pueden integrar en las actividades de la vida diaria y se centran en el equilibrio y el fortalecimiento de la fuerza. Os dejamos algunos ejemplos, aunque la intensidad deberá ajustarse a la fortaleza y el equilibrio actuales de la persona mayor:

  • Sujetarse en el lavabo y poner el peso sobre una pierna mientras nos cepillamos los dientes.
  • Mientras se habla por teléfono, apoyarse sobre la pared e inclinarse hacia un lado y luego hacia el otro para mejorar el equilibrio.
  • Mientras se guarda la ropa, doblar las rodillas y luego estirar las piernas para desarrollar la fuerza muscular.

 

Hacer modificaciones en el hogar para evitar caídas

Es apropiado intentar que el hogar esté preparado “a prueba de caídas”.  Este objetivo incluye evaluar todo, desde la iluminación dentro y fuera de la casa hasta alfombras interiores. Es importante eliminar el desorden y tirar las alfombras de las zonas que se pasa contantemente y evitar las escaleras. Asegúrate de que cada lámpara tenga la bombilla de mayores vatio posibles. Coloca las cosas en un lugar de fácil alcance para tu ser querido con el fin de evitar alcanzar o subirse a las sillas. Las modificaciones en el hogar también pueden incluir usar un buen calzado antideslizante en la casa y no caminar con calcetines ni medias.

 

Mirar los medicamentos de tu ser querido mayor

Los medicamentos, especialmente los antidepresivos y los medicamentos contra la ansiedad, pueden causar mareos y riesgos de caídas. Consulta con el médico de tu ser querido y pregúntale específicamente sobre los efectos secundarios de cada medicamento que tu ser querido toma regularmente. Pregúntale también sobre si le puede venir bien tomar a tu familiar algunos medicamentos que puedan ayudar a prevenir caídas.

 

Cuidado con las gafas bifocales

Durante mucho tiempo se ha sospechado que las lentes bifocales pueden contribuir al peligro de caídas para las personas mayores. Un estudio reciente confirma que, «los usuarios de gafas multifocales tienen un alto riesgo de caídas cuando están fuera de sus hogares y cuando suben o bajan escaleras». El estudio también encontró que las gafas bifocales y multifocales afectan a la percepción de la profundidad y lo hacen más difícil, lo que dificultar andar por ejemplo por superficies elevadas como escaleras. Al usar los adultos mayores lentes individuales para usar al aire libre, las caídas se disminuyen entorno un 40%. Por eso vale la pena tener dos pares de gafas para tu ser querido y que cada gafa cumpla su cometido.

 

Usar un apoyo para mantener el equilibrio

La palabra bastón suele traer consigo un sentimiento de desasosiego en las personas mayores. Muchas veces se asocia a la pérdida de movilidad o de equilibrio, cuando precisamente es una herramienta muy valiosa para poder mantener la independencia en la movilidad. Un bastón o un andador da mayor confianza en cada paso, y si tenemos asumido que usar gafas nos ayuda a ver mejor, lo mismo sucede con estos utensilios, que a fin de cuentas no dejan de ser una herramienta para mejorar nuestra calidad de vida.

¿Has encontrado alguna forma útil de prevenir las caídas en el hogar de tu ser querido? Si es así, estaríamos interesados en escuchar tus recomendaciones y experiencia. Cada entorno familiar es tan diferente como cada persona mayor y compartir consejos útiles nos ayuda a todos a prevenir caídas peligrosas.

 

Este artículo pone al día una entrada previa de este blog, actualizándola y mejorándola. El artículo original fue publicado el 11 de octubre de 2018 a las 12:56 horas.

5 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.