Causas, síntomas y consecuencias de baja autoestima en niños

900 469 Noticias sobre el cuidado | Familliados

Ser consciente de la autoestima, hace que los niños adquieran una herramienta que después, al hacerse mayores, les servirá para controlar ese estado. De ahí que sea tan importante conocer las causas, los síntomas y las consecuencias de la autoestima en niños.

La baja autoestima en niños es visible muchas veces cuando son rebeldes, muy ruidosos y cuando quieren ser el centro de atención. De igual manera, lo mismo sucede con los adultos, que con ese comportamiento tratan de ocultar cómo son mientras pretenden ser otra persona.

Un niño que tiene una baja estima de sí mismo, a menudo se aísla del mundo. De este modo, lo que proyecta al mundo es una señal de timidez, cuando en realidad es otra cosa. ¿Y qué es lo que implica esta afirmación? Que elevar nuestra autoestima será un factor clave para sentirnos bien con nosotros mismos.

 

Causas de la baja autoestima en niños

La baja autoestima es un problema que afecta tanto a adultos como a niños. Sin embargo, la mayoría no lo sabe. De hecho, muchos terapeutas coinciden en que al tratar la ansiedad y la depresión de sus pacientes, el causante de todo es una baja autoestima. No somos conscientes del impacto que tiene este hecho en nuestra salud mental, y por eso es tan importante conocerlo y tratarlo.

La autoestima se forma gradualmente, y aunque la personalidad influye, las experiencias y las personas con las que se relaciona son factores decisivos. Esto puede tener dos escenarios. Por un lado, crecer con una autoestima alta y confiar en uno mismo. Pero, por otro lado, puede ocurrir al contrario y formar una baja estima que es muy difícil subsanar.

La infancia es determinante a la hora de formar una autoestima alta o baja. Y quienes más pueden declinar la balanza hacia un lado o al otro, son los propios padres. A continuación te queremos describir cuáles son las causas principales de la baja autoestima en niños:

  • Las expectativas que han tenido los padres en los niños.
  • La exclusión social.
  • La pérdida de un familiar o amigo.
  • Haber sido víctima de un abuso físico, emocional o sexual.
  • Ser objeto de intimidación, burlas o discriminación por parte de otros niños.

Síntomas de baja autoestima en niños

Cuando un niño experimenta momentos difíciles, involuntariamente desarrolla creencias negativas sobre sí mismo. Es aquí donde se influye en su apariencia, su capacidad intelectual y su capacidad para acabar teniendo éxito en la vida. Veamos a continuación cuáles son los síntomas más comunes de la baja autoestima en niños:

  • Miedo. La baja autoestima genera miedos y temores ajenos a la realidad y que no deberían aparecer. El miedo al fracaso hace que los niños no quieran probar cosas nuevas, lo que acaba repercutiendo en su iniciativa. Los niños, por norma general, no piensan; actúan. Si tu hijo, antes de hacer cualquier cosa se lo piensa muchas veces, puede ser síntoma de que no se atreva por miedo al qué dirán o qué pasará.
  • Pesimismo. El pesimismo y el miedo van de la mano. El miedo a fracasar, irremediablemente, lleva a los niños a ser pesimistas. De este modo, antes de probar algo en su cabeza se hacen a la idea de que no van a ser capaces de lograrlo.
  • Timidez. Que un niño sea introvertido o extrovertido va en el carácter de cada uno. No obstante, que un niño sea demasiado tímido y no quiera conocer nuevos amigos, no es normal. La extrema timidez sugiere algún problema, por lo que los padres deben saber interpretar estas señales antes de que se convierta en un problema mayor.
  • Buscar la perfección. Hay niños que, debido a la baja autoestima, sienten miedo o se vuelven pesimistas. Hay otros, sin embargo, que buscan la perfección en todo lo que hacen para subir su autoestima.
  • Volverse dependientes e inseguros. ¿Quién no ha visto a niños que no se separan de sus padres y buscan su aprobación para cada decisión que deban tomar? Estos niños, debido a su baja estima, necesitan tener a sus padres cerca. Prefieren la seguridad que encuentran a su lado en vez de jugar con otros niños o salir a la calle. Debido a esto, suelen carecer de iniciativa propia.
  • Exagerar todo lo que hacen. Los niños perfeccionistas tienden a exagerar todo lo que hacen. De este modo, se aseguran de que nada de lo que hagan pueda ser criticado.

 

Consecuencias de la baja autoestima infantil

La baja autoestima infantil tiene repercusiones negativas en todas las áreas futuras de su vida. La percepción que tiene el niño de sí mismo y su valor o falta de él acabará influyendo en su edad adulta. Por este motivo, sus relaciones personales y sentimentales e incluso su vida laboral penden de un hilo muy fino que debe fortalecerse en la niñez.

Muchos niños sufren retrasos en el desarrollo debido a la baja autoestima. A fin de cuentas, los niños tienen miedo de interactuar o a hacer preguntas. Y, sin esas preguntas para aclarar dudas, pueden vivir con información incorrecta y ralentizar su aprendizaje. De ahí que las consecuencias de la baja autoestima en niños puedan ser muy perjudiciales.

 

No podemos amar a los demás hasta que aprendamos a amarnos a nosotros mismos.

 

Quererse a uno mismo es más difícil de lo que pueda parecer en un principio. Saber hacerlo, ayudará a los niños a aceptarse tal y como son, lo que llevará a que se respeten sin tratar de ser alguien que no son.

Un niño que no se respeta ni conoce su valía, puede acabar de adulto dependiendo emocionalmente de los demás. Y no solo eso, ya que esta actuación lleva muchas veces a terminar en relaciones tóxicas.

2 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.